Yes we can! Como volver a la normalidad en nuestro restaurante

Primero que nada, quiero agradecer a todos los que están dejándose la piel, cuerpo médico, ejercito, transportistas, farmacias, cajeras y tantos otros, para salvarnos la vida y que el resto que está en casa, re-aprendiendo a convivir, muchos a saber qué es estar en familia y con la familia y ayudando a no contagiar a los demás.
El gremio de restauración y hotelería fue el primero en cerrar. Nuestro restaurante, bar, chiringuito, hoteles, casas rurales, etc.
¿Podremos volver a ser rentables, cuando podamos volver a la normalidad?
Esto es lo que se preguntan el 100% de los que se dedican al mundo de la restauración y el hotelería. Y la respuesta es que sí.

 Yes we can! Por supuesto que, sí que vamos a poder, lo que pasa es que, no volveremos como antes, todo será diferente y nosotros también.
Estos días estamos escuchando muchas cosas, todos nos dan su parecer, que deberemos hacer y qué no. Pero lo cierto es que se nos presenta un futuro, incierto y difícil para todos y por supuesto para la restauración también.
Debemos aprovechar para pensar, ponernos al día con la rentabilidad del restaurante. Ordenar y limpiar los almacenes. Que hemos hecho y que podremos hacer. Podemos escuchar a los expertos, que estos días nos regalan toda su experiencia y hasta les vemos cocinar.
La realidad será dura y difícil, pero nuestro gremio está acostumbrado a pasar penalidades y siempre ha salido, y esta vez saldrá delante también, pero de diferente manera. Hay que tener moderación y trabajar el ingenio, para crear cosas nuevas o recuperar cosas viejas, que ya sirvieron y mucho.
En mi humilde opinión, vamos a ver qué podemos hacer. Así con las ideas de todos, podremos sacar conclusiones y escoger que es lo qué nos bien mejor a nosotros.
  1. Hay que ir pensando, que harás cuando abras.
  2. ¿Tendrás el mismo volumen de clientes?
  3. ¿Cuanta plantilla voy a necesitar?
  4. El menú y la carta, no podrán ser las mismas. Sera necesario disminuir el número de platos.
  5. Los platos tendrán que tener ingredientes poco perecederos, hasta que se normalice la situación. El mismo cliente te ira guiando con su demanda.
  6. Las compras: será importante comprar productos de temporada y de proximidad, pues así podremos mantener un stock mínimo.
  7. Ir tanteando poco a poco, cómo se comportará la gente, si saldrá mucho o no.
  8. Adaptarse al momento y al comportamiento del cliente.
  9. Analizar, investigar, profundizar….
  10. Compartir: está todo inventado es hora de compartir, de ayudarnos entre nosotros, para salir adelante.
  11. Hacer grupo entre todos pues juntos seremos más fuertes.
En las últimas décadas, nos hemos comportado como rivales, por el alto nivel de competitividad que ha habido, pero creo que es tiempo de ayudar, de colaborar, de aprender, formarse.
Bien esperemos al primer vermut y a la cervecita, que eso creo que si volverá.
Os deseo lo mejor y me tenéis para lo que necesitéis.

 

Nuria Nicolau